<

Arte y artesanía

El arte y la artesanía de Malasia son tan ricos y coloridos como su trasfondo multicultural. De telas a cometas, los artesanos malayos usan varios medios para expresarse. Entre las obras de arte y artesanía malayas más reconocidas mundialmente se incluyen los elegantes sarongs para la playa y los productos de estaño de la Royal Selangor Company.

El batik es un recuerdo muy común para llevarse a casa de los estados costeros occidentales de Terengganu y Kelantan. Considerada tradicionalmente una técnica de tejidos teñidos a mano usando cera para repeler la tinta en sitios concretos, el batik también se refiere a los tejidos estampados decorados con motivos clásicos de batik. Otra famosa tela malaya, el songket, se hace tejiendo hilos de oro y plata con hilos de tela para crear delicados diseños.

Algunos tejidos tienen una importancia religiosa más profunda. El proceso de tejer el pua kumbu (una tela sagrada ceremonial), por ejemplo, supone una tarea espiritual y socio-religiosa para las mujeres iban en Sarawak.

Otro conocido artículo artesano es el labu sayong, una jarra de arcilla reluciente y pintada de color negro. Lleva días dar forma, hornear, secar y grabar cada jarra en forma de calabaza. Las más auténticas se pueden encontrar en Kampung Sayong en Perak.

Mientras esté en Kelantan, no pierda la oportunidad de experimentar un arte tradicional agonizante, el wayang kulit (sombras chinescas). Maravíllese mientras el Tok Dalang (titiritero) maneja hábilmente las marionetas grabadas de piel de vaca o de búfalo para convertirlos en personajes de las odiseas del Ramayana y del Mahabharata, con música de gamelan en vivo como telón de fondo.

Preste atención también a las grandes y coloridas cometas llamadas wau. La estructura de la cometa es de bambú y está hecha a mano, mientras que los patrones y los motivos, realizados en papel de arroz, se pegan cuidadosamente de uno en uno.

Además de la artesanía, se está empezando a hablar y a prestar atención a la escena de arte contemporáneo de Malasia. Considerada dinámica y relevante, las obras de la escena de arte contemporáneo malaya se han subastado a precios récord en el extranjero, estableciendo a los visionarios artistas malayos como promesas con las que hay que contar.